La osteopatía es una terapia manual holística natural que, a través del conocimiento de la anatomía, fisiología y biomecánica del cuerpo, busca la posible causa primaria que está provocando el dolor.

Uno de los principios básicos de la osteopatía es el MOVIMIENTO. Todas las partes del cuerpo funcionan como unidad y todas están conectadas a través de diferentes estrucuras: huesos, músculos, fascias, sistema visceral….etc. Si una parte del cuerpo está bloqueada o con movilidad reducida, entonces el resto de los tejidos y del cuerpo tendrán que adaptarse y compensar por estas restricciones. Cuando los tejidos están libres de bloqueos y con un movimiento óptimo, el cuerpo tendrá la capacidad innata de reajustarse por sí mismo.

Por ejemplo, cuando aparece un lumbago, calmar el dolor no es suficiente, hay que restaurar y mejorar la mecánica vertebral. Esta armonía vertebral permite un movimiento óptimo de la columna evitando así cualquier recaída.

La circulación de sangre a través de todo el cuerpo es esencial para alcanzar la salud total de los tejidos. La sangre lleva oxígeno, y todos los tejidos del cuerpo necesitan oxígeno para funicionar óptimamente y regenerarse si están dañados. Si dicha circulación es impedida por algún factor, el cuerpo se enfermará. Por eso, el movimiento es esencial: “todo lo que vive, fluye”. Si algo afecta a la movilidad y motilidad de un tejido o un área, el resultado será un descenso en el flujo y drenaje, lo que consecuentemente los tejidos acabarán atrofiados y sin funcionar correctamente.

Corregir la biomecánica alterada es el rol fundamental del osteópata, a través de diferentes técnicas. Pero lo más importante es corregir la lesión primaria, es decir, aquel tejido o articulación que esté provocando que las demás se estén adaptando.

PROBLEMAS QUE PUEDEN SER TRATADOS CON OSTEOPATIA

  • Problemas osteo-articulares y múculo-esqueléticos
  • Cervicalgia, dorsalgia, lumbalgia, escoliosis.
  • Contracturas musculares, artrosis, artritis.
  • Tendinitis, esguinces, torceduras, lesiones deportivas
  • Secuelas de accidentes de coche, caídas con traumatismo.
  • Cefaleas y migrañas, mareos, vértigo, estrés.
  • Neuralgias: cervico-braquialgia, ciática.
  • Embarazos normales y problematicos.
  • Pediatría: parto o nacimiento complicado, cólico lactante, vómitos, otitis, asma
  • Problemas respiratorios: asma, sinusitis, bronquitis.
  • Problemas viscerales: espasmos abdominales, menstruación dolorosa, dolores abdominales, problemas digestivos, estreñimiento.
  • Síndrome del Tunel Carpiano.
  • Hernias Discales
  • Torticolis
  • Disfunción de la ATM (Articulacion temporomandibular)
  • Latigazo cervical.