Entre las lesiones más comunes de la práctica deportiva, se encuentran la contractura muscular, sobrecargas, contusiones, elongaciones, distensiones y roturas de fibras. Tendinopatía y otras patologías del tendón. Esguinces y distensión de ligamentos. Recuperación post-operatoria, recuperación funcional y puesta a punto para la actividad deportiva tras intervenciones quirúrgicas por lesiones traumáticas como fracturas, o plastias de tendón o ligamento.

El fisioterapeuta del deporte, que sólo utiliza agentes físicos inocuos, debe conocer exhaustivamente la anatomía, la fisiología y la patomecánica de la lesión deportiva sobre la cual desarrollará, a partir del diagnóstico médico, un protocolo correcto de actuación terapéutica eficaz para recuperar lo antes posible a un paciente.